8 señales de que es hora de despedir a un mal cliente y cómo hacerlo

8 señales de que es hora de despedir a un mal cliente y cómo hacerlo

noviembre 21, 2022 0 Por admin


Construir relaciones con los clientes es una parte importante del crecimiento de su negocio a largo plazo.

Sus asociaciones reflejan su marca y sus servicios, por lo que debe hacer su parte para respetar a sus clientes.

Si sus clientes no corresponden, usted tiene el poder de actuar.

Este artículo explica por qué necesita finalizar una relación con un cliente, cómo cambiarla y cómo finalizar la asociación.

8 razones por las que podría ser hora de terminar una relación con un cliente

Una parte esencial del negocio es su capacidad para leer a los clientes, sus motivaciones y cómo tratan a las personas con respeto.

A continuación se presentan varias situaciones en las que debe reevaluar su relación con el cliente e iniciar el cambio.

1. El cliente necesita más tiempo del que merece

Eres un experto en tu industria, por lo que entiendes cuánto vale tu tiempo. Si el tiempo que pasa con el cliente es desperdiciado e improductivo, puede ser hora de seguir adelante.

También hay un costo de oportunidad de trabajar con un mal cliente. Invertir más tiempo en un cliente que agota su energía degradará su calidad en otras partes del negocio.

Cada cliente es esencial y debe ser valorado. Sin embargo, tienes una idea clara del valor de cada cliente.

Aquí hay algunos ejemplos de cómo un mal cliente podría hacerte perder el tiempo:

  • Presentarse a las reuniones sin estar preparado.
  • Negativa a comprometerse con un plan, lo que retrasa el proceso de flujo de trabajo.
  • Derriba todas tus ideas.
  • Tomar mucho tiempo para responder a correos electrónicos, preguntas o entregas.

2. El cliente derriba continuamente tus recomendaciones

El cliente te contrató por una razón: para guiarlo hacia el éxito. Aunque el cliente conoce su negocio, ha firmado un contrato con usted para proporcionar información útil para su organización.

Inviertes tu tiempo para ayudar al cliente a alcanzar sus objetivos. Sin embargo, el cliente podría retrasar el proceso al rechazar continuamente sus ideas, recomendaciones y entregables.

Sí, el desacuerdo es común entre un cliente y una empresa. Sin embargo, debe haber un acuerdo mutuo de que ambas partes trabajarán y se alinearán en el objetivo general.

A veces, es posible que el cliente no lo vea y deje que otros factores se interpongan.

3. Hay poco respeto entre usted y el cliente.

El respeto es la base de cualquier relación comercial. Cuando hay confianza entre el cliente y la empresa, se pueden crear ideas innovadoras y lograr grandes cosas.

Sin embargo, la relación puede deteriorarse cuando se rompe el respeto con una de las partes. Sin respeto significa sin confianza, y sin confianza significa que será difícil lograr tus metas.

Si el cliente no te respeta, no confiará en tu trabajo. Por lo tanto, ahora podría ser un buen momento para seguir adelante.

Siempre muestre respeto, pero debe reevaluar la relación si el cliente no corresponde.

4. Hay una comunicación mínima entre usted y el cliente

Cuando usted y el cliente comienzan su relación, deben acordar un canal de comunicación principal. ¿Se comunicará mejor con el cliente por teléfono, mensaje de texto, correo electrónico o mensajería en línea?

También debe establecer parámetros en un tiempo aceptable para responder a un mensaje. Pueden surgir emergencias, pero ambas partes deben acordar un buen horario.

Si cualquiera de las partes no puede cumplir con su compromiso de comunicación, debe haber una discusión de verificación. Si las cosas aún no mejoran, es hora de que las dos partes se separen.

5. La relación no avanza

Una sólida relación comercial continuará fortaleciéndose a medida que ambas partes se conozcan. Si existe una cultura o un valor adecuados, la relación debería florecer. Debe establecerse confianza entre las partes y deben fluir mejores ideas.

Si interactúa con el cliente durante varios meses y no ve una mejora en la comunicación, puede ser hora de cambiar de dirección.

A medida que la relación continúe, intente identificar los mejores canales de comunicación para usted y el cliente.

Averigüe cómo y cuándo se comunican mejor y adapte sus mensajes a ese canal. Si aún no ve mejores flujos de trabajo, debe hablar con el cliente.

6. El cliente tiene una actitud pesimista

Te conviertes en lo que piensas. Si el cliente proyecta constantemente una vibra negativa hacia tu relación laboral, será difícil lograr tus objetivos. Sus relaciones con los clientes reflejan su marca.

Sí, es normal estresarse, pero estas presiones nunca deberían tener un impacto negativo en sus relaciones.

Puedes hacer tu parte para difundir la positividad. Sin embargo, si el cliente rechaza tus palabras de aliento, puede desmoralizar tu trabajo. Es posible que no se sienta motivado para producir un trabajo de la mejor calidad para el cliente.

7. Pierdes dinero con el cliente

Incluso si tiene un “negocio de relaciones”, se trata de dólares y centavos. Si el tiempo dedicado al cliente no produce resultados rentables, puede ser hora de separarse.

Ya sea por pérdida de tiempo o por resultados mínimos, evalúe por qué está desperdiciando dinero.

Acercarse al cliente sobre formas de mejorar la relación y lograr esos objetivos. Si continúa sin ver resultados, es hora de terminar la relación.

8. El cliente es verbalmente abusivo o hace demandas que no puede cumplir

Si un cliente te insulta verbalmente, te insulta o te degrada de alguna manera, es hora de dejarlo ir. Sería mejor si hiciera esto lo antes posible para evitar sentar un precedente. No hay razón para que usted tolere el abuso de ninguna forma.

Del mismo modo, si un cliente hace demandas irrazonables que no puedes cumplir o te acusa de no poder cumplirlas, es hora de seguir adelante.

Hay personas a las que nunca podrás hacer felices, y cuanto antes termines esta relación, mejor será para todos.

Cómo modificar la relación

Ahora que hemos enumerado las señales de alerta para buscar en los malos clientes, aquí hay algunas estrategias para reparar, mejorar o cambiar una relación.

Evalúa tu punto de vista

Puede dar un paso atrás, respirar hondo y darse cuenta de que no todo es culpa del cliente. Cuando su estrés es alto mientras dirige un negocio, puede afectar la forma en que ve sus acciones y emociones.

La autorreflexión nunca está de más, así que tómese un minuto para reflexionar sobre su relación con el cliente.

Evalúa si hay algo que puedas hacer de tu parte. Luego planee una conversación que pueda tener con el cliente para cambiar la situación.

Explora otros métodos de comunicación

Si las cosas no funcionan con el cliente, un canal o estilo de comunicación diferente puede marcar la diferencia.

¿Sería beneficioso establecer una reunión de verificación semanal o quincenal? ¿Deberíamos comunicarnos por SMS en lugar de por correo electrónico?

Explorar otras formas de relacionarse con el cliente podría hacer que su transferencia de información sea más clara y eficiente.

Iniciar un nuevo trato

Si su contrato con el cliente está por terminar y planea renovarlo, puede considerar redactar un nuevo acuerdo. Empezar de cero y establecer nuevos límites con el cliente para establecer una relación de trabajo eficaz.

Quizás un plan de juego diferente podría desbloquear nuevas oportunidades e ideas dentro de su relación.

Cómo terminar la relación con el cliente

Si ha intentado reparar la relación y nada funciona, aquí le mostramos cómo terminar profesionalmente la relación con el cliente.

Paso 1: Evaluar el contrato

Antes de terminar la relación con el cliente, verifique que legalmente puede terminar con el cliente.

Sin embargo, es mejor terminar una relación al final de un contrato que cortar los lazos a la mitad.

Paso 2: resuma los proyectos en curso que le debe al cliente

Otra forma de mostrar profesionalismo es completar todos tus proyectos pendientes con el cliente.

Confirma qué entregables aún necesita el cliente y cuáles quiere que completes. Continuar trabajando eficazmente con el cliente para completar estos proyectos.

No dejes que el final de tu relación afecte la calidad de tu trabajo. Aunque su relación está terminando, no quiere que el cliente hable mal de su negocio con los demás.

Paso 3: Planifica tu conversación

Cuando se acerque al cliente, explíquele por qué la relación está terminando. Cita la palabrería del contrato que rige tu decisión y procede de manera profesional.

Aquí hay algunos otros consejos al planificar la conversación:

  • Escriba sus puntos de conversación.
  • Practica hablar.
  • Visualiza la conversación.
  • Sé discreto, pero directo con el cliente.
  • Ten una razón clara y bien pensada para terminar la relación.

Paso 4: Informar al cliente

Hay varias maneras de dar la noticia al cliente. Puede enviarles un correo electrónico profesional y especificar los motivos de la terminación.

O puedes concertar una cita con el cliente para contárselo por teléfono. De cualquier manera, apégate a tu plan y muéstrale al cliente el respeto que se merece.

Paso 5: No deje al cliente suspendido

Es un mal negocio dejar al cliente en la oscuridad después de terminar la relación.

Describa un plan claro de salida o transición, identifique los proyectos pendientes para completar y cumpla con su compromiso.

Conclusión final

Porque tú diriges un negocio, tú decides. Esta toma de decisiones se aplica a los clientes con los que trabaja. Si alguna de las partes no cumple con su parte del trato, es hora de evaluar otras opciones.

Muestre siempre respeto al cliente y cumpla con su parte del trato. También debe buscar comprender al cliente antes de comunicarse con él. Aplique estos principios cuando trate con un cliente problemático y continúe produciendo un trabajo significativo.

Más recursos:


Imagen destacada: Estudio romántico/Shutterstock